Archivos por Etiqueta: Alimentación

Lorenzo Mendoza: No es posible seguir ignorando al sector privado

Las tensiones entre el sector privado venezolano y el gobierno alcanzaron este martes un nivel más álgido cuando el presidente de la mayor productora de alimentos procesados del país, Lorenzo Mendoza, asumió por primera vez una postura frontal para exigir el cese de los descalificativos e insultos contra los empresarios, y pidió que se les deje de arrinconar.

La reacción del prominente empresario se da luego de los diversos encuentros que sostuvieron en los últimos días las autoridades con algunos industriales y empresarios a los que no fue invitado Mendoza, quien es la cabeza de la corporación de Empresas Polar, que es la mayor productora de alimentos procesados del país.

“No es posible seguir ignorando al sector privado. No es posible seguir descalificándolo. No es posible seguir insultándolo. No es posible seguir diciendo que el sector privado es el responsable de todo lo que está ocurriendo aquí en el país. Falso, somos una solución de lo que de alguna manera necesita el país”, dijo Mendoza en conferencia de prensa al pedir al gobierno de Nicolás Maduro que pruebe algo distinto a la confrontación con los empresarios.

Las autoridades venezolanas no han ofrecido hasta el momento comentarios al respecto.

Las primeras fricciones entre Maduro y Mendoza surgieron en octubre de 2015, cuando el mandatario acusó al empresario de promover una guerra económica contra Venezuela con el objetivo de entregar el control del país al Fondo Monetario Internacional.

El señalamiento se dio luego que la televisora estatal difundió una supuesta conversación telefónica entre Mendoza y el ex ministro de Planificación y profesor de la Universidad de Harvard, Ricardo Hausmann, un abierto crítico del gobierno, que planteó que Venezuela podría necesitar un rescate del FMI de 40.000 millones de dólares para enfrentar la crisis. Un grupo de oficialista pidió a la Fiscalía General investigar el caso.

Mendoza consideró la grabación telefónica como ilegal y cuestionó que se le intentara implicar en diatribas políticas.

El presidente de Empresas Polar alertó este martes sobre la crítica situación que enfrenta la industria privada de alimentos, y afirmó que algunos rubros, que no precisó, enfrentan un “quiebre de inventarios” que podría llevar a una paralización de la producción.

La Cámara Venezolana de Alimentos anunció la semana pasada la paralización de la producción de atún enlatado, gelatinas, salsa de tomate, bebidas en polvo, flan en polvo, avena, mortadela, carne para almuerzo enlatada, y quesos para untar, y dijo que ante los “niveles críticos” de inventarios hay un “riesgo inminente de ser suspendida” la producción de alimentos como el trigo, las gaseosas, el aceite, las galletas, los jugos, las salchichas, el azúcar, el arroz, la mayonesa.

La industria de alimentos atribuyó la crisis a “falta total de acceso a divisas”, la deuda con los proveedores extranjeros que alcanza a 1.600 millones de dólares que llevó a la paralización de los créditos internacionales, y la congelación y el rezago de los precios de algunos bienes controlados que no permiten cubrir los costos de producción.

Ante los severos problemas de desabastecimiento que agobian a Venezuela, Mendoza planteó que es necesario poner a producir a las empresas estatales y recuperar su rentabilidad para levantar la producción y atender la demanda local.

El empresario reiteró la propuesta de alquilar las instalaciones estatales improductivas, y dijo que se deberían revertir las estatizaciones de empresa locales.

Asimismo, Mendoza sugirió que el Estado venezolano debería reconocer la deuda pendiente con los proveedores internacionales, llegar a un “acuerdo de financiamiento internacional”, y ajustar de todos los precios regulados de acuerdo con la ley orgánica de precios justos.

Venezuela a pesar de tener desde el 2003 un control de cambio y de precios, enfrenta desde hace nueve años la mayor inflación de la región. El FMI estimó que Venezuela podría alcanzar este año una inflación de 720% luego de cerrar el año pasado en 275%.