IFC trabaja con Banco Agromercantil, BAM para ampliar financiamiento a pymes afectadas por COVID-19 y apoyar la recuperación económica en Guatemala

 
Ciudad de Guatemala, octubre 2020—Más de 1000 micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) en Guatemala tendrán un mejor acceso a la financiación, como resultado de una alianza entre IFC, miembro del Grupo del Banco Mundial, y Banco Agromercantil, BAM, que tiene como objetivo reducir la brecha de financiamiento en este sector, que alcanza los $14,200 millones en el país. Con los desafíos que presenta la COVID-19, esto permitirá a las Mipymes continuar sus operaciones y preservar los puestos de trabajo, contribuyendo así a la resiliencia de los mercados financieros y acelerando la recuperación económica tras la pandemia.
IFC está otorgando un préstamo de $20 millones a Banco Agromercantil, BAM, parte del Grupo Bancolombia, como parte de la respuesta global de la organización para mitigar el impacto del COVID-19. Además, IFC movilizará otros $20 millones de dólares del Fondo Eco-Empresarial en América Latina, administrado por Finance in Motion.
“El apoyo oportuno de la IFC nos ayudará a fortalecer nuestra posición en el segmento de las Pymes y nos permitirá ampliar la financiación a pequeñas empresas locales, creando así puestos de trabajo.  Estamos interesados en trabajar hacia una estrategia definida que ayude a preservar la capacidad del mercado para fomentar la recuperación económica en Guatemala”, dijo Federico Bolaños Coloma, Director Ejecutivo y Gerente General de Banco Agromercantil, BAM.
 
Las Pymes son un motor importante de la economía guatemalteca, aportando el equivalente al 3,1 por ciento del producto interno bruto (PIB). Sin embargo, cerca del 41 por ciento de ellas no tienen acceso a crédito, y el 25 por ciento perciben que el financiamiento es un factor importante o grave para el crecimiento, según el Foro de Finanzas de las Pymes del país. La situación puede deteriorarse en el contexto de la crisis COVID-19, y es probable que el PIB de Guatemala se contraiga en un 3 por ciento en 2020.
“La pandemia ha reforzado la necesidad de fortalecer el sector financiero de Guatemala”, dijo Sanaa Abouzaid, Gerente Regional de IFC para Centroamérica. “El paquete de respuesta de IFC para mitigar el impacto de la COVID-19 permitirá dar mayor solvencia a las pequeñas y medianas empresas. Esto salvará empleos y empresas e inspirará la confianza de los inversionistas, estimulando un proceso de recuperación sostenible y resiliente de Guatemala”, agregó Abouzaid.
BAM ha sido cliente de IFC desde 2019. El préstamo a BAM está alineado con la estrategia de la CFI en Guatemala, que se enfoca en apoyar el crecimiento económico y asegurar oportunidades para los segmentos más desatendidos de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>