Así son los robots hiperflexibles que pueden estirarse, plegarse y retorcerse

By M. Victoria S. Nadal

Una aguja flexible navega por el interior del cuerpo humano. Esquiva las estructuras que no le interesan de camino a su objetivo: un tumor en el hígado. Cuando lo localiza, su punta genera calor para extirpar el tumor con una sola incisión. Se trata de un robot blando, diminuto, mecánicamente diseñado para aprovechar la interacción con los tejidos y acceder a tumores que están en órganos muy densos, como es el caso del hígado. Esta aguja orientable es el resultado de la investigación de Allison Okamura, profesora de ingeniería mecánica y directora de laboratorio CHARM en la Universidad de Stanford. Se basa en la idea de que los endoscopios blandos, capaces de alargar sus tentáculos como un pulpo, podrían hacer mejores diagnósticos a medida que investigan a fondo el cuerpo humano y se introducen en lugares que ninguna máquina rígida puede alcanzar.

Seguir leyendo.

De: https://elpais.com/retina/2020/01/17/innovacion/1579258707_772057.html#?ref=rss&format=simple&link=link

      

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>